Pages

lunes, 29 de mayo de 2017

Milagros, los justos



El embalsamador jefe, agotado, dejó caer el frasco de ungüento sobre la mesa de operaciones. «No puede ser, logré este puesto porque jamás he fallado en mi labor», masculló. En veinticinco años de carrera, solo había obtenido menciones y parabienes. Sin embargo, con el diácono habían fracasado todas sus técnicas, tanto las clásicas como las innovadas por él mismo. Una sospecha se hizo hueco en su frustración. Giró en la silla para encarar el ordenador. Una clave tras otra le impedían el acceso al registro de procedencia. Con el hedor del cuerpo en sus fosas nasales, llamó a Ramírez, el subsecretario. «¡Qué diácono ni qué narices! Lo que tienes sobre tu mesa es un concejal multimillonario».

6 comentarios:

  1. ¡Qué risa! Te quedas así, colgada del relato ¿no hay más? No me malentiendas, está bueno, pero da para hacer lo que hace Scott Card, que de un relato o de un cuento, saca después una novela o una novela corta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, querida Sussan, el propósito del micro relato, dada su extensión, es darte una pincelada en una sola escena de la historia completa y que sea el lector, en complicidad con el autor, quien elucubre sobre el final o posibles finales y escoja el que más le guste. Gracias por tu visita a esta, tu rama.

      Eliminar
  2. Genial Pedro.. no me esperaba el final... jajaja

    ResponderEliminar

No puedo huir de nuevo

Era la primera vez que cogía ese tren. Los postes aparecían borrosos en su visión periférica, concentrado como estaba en el rostro d...