Pages

domingo, 17 de septiembre de 2017

Audiencia real


Partió de Copenhague en un carruaje que le llevó a atravesar tres países europeos. Llegado el momento de acercarse a la reina, todo su ser era un manojo de nervios. Sin embargo, supo que había estado a la altura cuando se mantuvo firme tras ser mojada en la taza de chocolate.

1 comentario:

  1. Ja, ja, ja. Habrá que probarlas, a ver si con los plebeyos se mantiene tan entera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

La hora exacta

La noche y la niebla se habían aliado para hacer intransitable aquella carretera comarcal. El foco apenas alumbraba unos metros hacia ...