... sin pecado concebida

El sacerdote le dio la absolución. Doña Blanca se había acusado de mantener, a espaldas de su marido, un romance secreto con Tomasito y no había escatimado detalles. Si le imponía una penitencia leve, puede que ella intuyese que no la creía y lo que el cura deseaba era la felicidad de Doña Blanca, aunque fuera tan solo en su más íntima fantasía.

Comentarios

  1. Supongo que el confesor pensó que más valía un desliz adulterado que un adulterio consumado. Una confesión interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sutileza siempre en tus comentarios, querida Esther. Gracias por la visita y por tus certeras palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Siguiente, por favor

La gran regata de la historia

Historia del arte